La subida del IVA encarece la cesta familiar hasta un 7%

Los precios de los alimentos han subido en el último mes, encareciendo la cesta de la compra española hasta un 7% tras la subida del IVA, según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). La entidad denuncia que, a pesar de la promesa de no trasladar la subida del IVA a los usuarios, nueve de las 12 cadenas estudiadas han subido los precios de los alimentos tras el 1 de septiembre, especialmente los que consumen las familias con rentas más bajas.

Los datos, recopilados en septiembre sobre 10.000 productos e incluidos en el estudio sobre el nivel de los precios de los alimentos presentado hoy por la OCU, reflejan que Carrefour ha incrementado sus precios de marcas blancas en un 6,9%; Eroski Center, un 6%; Eroski y Lidl, un 4%; y Mercadona en un 0,1%. Alcampo ha mantenido los precios y solo El Corte Ingles, el Hipercor y Supercor han cumplido la promesa de reducir los precios desde el verano.

“Nos preocupa que se estén subiendo los precios de las marcas blancas porque no hay margen de maniobra y hay familias que lo van a empezar a pasar mal si los precios siguen al alza”, ha subrayado la portavoz de la OCU, Ileana Izverniceanu, durante la presentación del estudio. En el último año las marcas blancas han sufrido un incremento del 3,6% frente a las marcas comerciales, cuya subida ha sido del 1%. El organismo advierte además que la escalada de los precios se ha acentuado en este año y ha puesto como ejemplo cuatro productos básicos: las judías verdes han aumentado un 26%, los huevos, un 24%; las sardinas, 22,5%, y los tomates, un 15,4% en los últimos 12 meses. “El consumidor tiene que hacer más comparaciones que antes y puede que encuentre bajadas de precios importantes en las marcas de fabricante”, ha comentado Izverniceanu.

La crisis ha hecho que las familias se ajusten el cinturón y reduzcan los gastos de sus presupuestos. Según los datos de la OCU, el gasto de un hogar español medio (tres personas) es de 6.635 euros, 169 euros menos que el del año pasado.

El informe de la OCU se basa en una encuesta de unos 170.000 productos en 1.194 establecimientos y 12 tiendas online de 65 ciudades para saber cuánto cuesta llenar el carro de la compra, y analiza dos tipos de cestas: la básica, que contiene generalmente marcas blancas, y la tipo, que incluye las marcas líderes. Las comunidades donde resulta más caro comprar los alimentos y droguería son Canarias, Navarra y el País Vasco; las más baratas, Murcia, Galicia, seguidas de Extremadura, Andalucía y la Riojas.

Los establecimientos más baratos y más caros de España

Las cadenas más baratas en la cesta de primeras marcas y productos frescos son la andaluza Dani y la gallega Familia, en el ámbito regional, y Alcampo y Carrefour, a escala nacional. El Sánchez Romero de Madrid continúa siendo el supermercado más caro de España, seguido por el Soli Discau de Cataluña, La Kompra de Bilbao y Ercoreca, también del país Vasco. Este último, ha explicado Izverniceanu, a pesar de ser uno de los más caros a nivel nacional, ha bajado los precios en el último año.

Madrid es la ciudad donde más se puede ahorrar, hasta 2.773 euros anuales, porque la diferencia entre el supermercado más caro (tanto a nivel regional como nacional), el Sánchez Romero, y el más barato, el E. Leclerc de Coslada, es de un 45%. Vigo, que alberga el supermercado más barato de España, el Economato Citroën, es la segunda ciudad donde más se puede ahorrar, hasta 2.006,25 euros anuales (un 36% del gasto total), seguida por Jaén (un 32%) y Santa Cruz de Tenerife (un 29%). Las ciudades donde menos se puede ahorrar son Teruel, Tarrasa, Cuenca y Puertollano.

El documento, accesible a través de la web de la OCU, también refleja la disparidad de precios según ciudades. “A un ciudadano de Getxo le cuesta un 13% más comprar los mismos productos que a una persona que viva en Córdoba o en Vigo”, asegura Ileana Izverniceanu.

La OCU aconseja hacer una lista de la compra y tener una idea del presupuesto a gastar. También recomienda ir de compras cuando no se tengan ganas de comer y sin niños para evitar que presionen para comprar cosas que ven por la tele. “Es mejor detectar un establecimiento con una política de precios económica que dejarse llevar por las ofertas, que son publicidad, muchas veces engañosa”, concluye Izverniceanu.

Read more here – http://elpais.com/sociedad/2012/09/26/actualidad/1348670388_564113.html

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s