Ecce país

El derecho a contradecirse es fundamental. Pero suena ridículo que algunos lleven semanas desacreditando las pretensiones de los manifestantes catalanes en la Diada bajo la afirmación de que no es el número de personas que salen a la calle lo que importa, pero sin embargo consideren que sí es el número escaso de personas lo que descalifica las protestas frente al Parlamento. Como si saber contar solo fuera matemáticas cuando te interesa. En democracia es difícil jugar a los equilibrios entre calidad y cantidad; el gran reto del sistema viene aparejado a valores educativos e informativos, que mejoran la calidad del voto o la degradan hasta la corrupción del sistema.

Por ladino que haya sido el viraje de Artur Mas tras comenzar la minilegislatura dando porrazos a mansalva en las manifestaciones de indignados y pactando con el PP idénticos recortes sociales, nada desactiva su carácter de representante político más votado en Cataluña. Algunos dicen que manifestarse contra los miembros del Parlamento es dar un golpe de Estado, pero desacreditar a un President elegido en las urnas es saludable. Los políticos nos representan, pese a quien pese, y aunque sea una catástrofe económica terminar el año con tres procesos electorales, legitimarán en las urnas sus líneas de actuación, su proyecto y su continuidad.

De aquí a finales de noviembre, el canal público 24 horas tiene un problema que debe solucionar. Su tertulia nocturna, espacio estrella tras el paso de Vicente Vallés y Xabier Fortes y el hundimiento de CNN+, mantiene un equilibrio político que resulta inválido para el escenario catalán. Por más que Ana Ibáñez se vaya asentando con seguridad, como lo ha hecho Marta Jaumandreu en el Telediario, el debate sucumbe cuando aborda el reto catalán y habitualmente todos los contertulios opinan lo mismo. Solo el debate y el ejercicio democrático enriquecen un periodo lleno de grandilocuencia, pero raquítico en ideas ante la crisis. En medicina están familiarizados con las enfermedades que atacan a un cuerpo cuando se encuentra bajo de defensas. Ya en las relaciones exteriores veníamos padeciendo el aprovechamiento casi sádico de otros países sobre nuestro organismo debilitado. Pero acá en la urna reside el único antibiótico. Las otras medicinas tienen demasiadas contraindicaciones.

Read more here – http://elpais.com/cultura/2012/09/26/television/1348680206_264284.html

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s