El derecho a decidir divide al grupo parlamentario del PSC

Por si no había bastante con el laberinto interno e ideológico en el que vivía el PSC, el órdago secesionista de Artur Mas ha añadido un nuevo elemento de discrepancia entre los diputados del PSC. La dirección del grupo se ha reunido esta mañana y a esta hora los parlamentarios están discutiendo qué postura adoptan esta tarde en la votación de las propuestas de resolución sobre la hoja de ruta secesionista para Cataluña.

El PSC ha presentado sus propias propuestas y en una de ellas reclama que el Parlament se comprometa a “promover las reformas necesarias para que los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña puedan ejercer su derecho a decidir a través de un referéndum acordado en el marco de la legalidad”. Se trata de todo un avance ideológico impensable en el socialismo catalán antes de la manifestación independentista. De ahí que el sector más catalanista del partido se atribuía esta mañana ese redactado como un logro innegable.

En la misma propuesta se manifiesta también el convencimiento de que la ciudadanía habrá de votar “libremente sobre cualquier propuesta de cambio sustancial de las relaciones entre Cataluña y España” acordada entre las instituciones a través de un referéndum en el que se plantee una pregunta clara. Eso va en la línea de lo que dijo ayer en el debate el portavoz socialista Xavier Sabaté.

Parece fuera de toda duda que esas propuestas serán votadas íntegramente por los diputados socialistas. Pero las discrepancias no están ahí, sino en qué hacen los socialistas en la votación de la resolución pactada entre CiU, ERC e ICV en la que insta al Gobierno de la Generalitat a convocar una consulta “prioritariamente dentro de la próxima legislatura” para que “el pueblo de Cataluña pueda determinar libremente y democráticamente su futuro”.

Algunos diputados del PSC, alineados con ese sector más catalanista (del que forman parte Marina Geli, Ernest Maragall, Daniel Font, Laia Bonet y Montserrat Tura) consideran que los socialistas no pueden votar en contra de esa propuesta y recuerdan que ya quedaron al margen absteniéndose en los puntos claves del pacto fiscal. Por eso, la discusión se centra en si se oponen, se abstienen o se deja libertad de voto a los diputados, como reclaman algunas voces.

Parece que todo lo que no sea dejar libertad de voto en el grupo socialista supone asumir el riesgo más que probable de que desde algún escaño se rompa la disciplina de voto, como ya hizo Ernest Maragall con el pacto fiscal. Pero, al mismo tiempo, un grupo votando de manera distinta en el tema fundamental del debate político catalán en estos momentos ofrecería también una insólita imagen de división interna. Por más que la legislatura eche el cierre cuando acabe esa votación.

Read more here – http://elpais.com/ccaa/2012/09/27/catalunya/1348747001_167779.html

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s