Europa en plena duda

Once ministros de Exteriores de países europeos plantearon recientemente una “nueva visión” para una Europa más federal, en que la Comisión disponga de más poder, política económica común, unión bancaria, defensa común, y se arbitren medidas para que los ciudadanos participen más, a fin de atajar el déficit democrático de la UE. Pocos días antes, el presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, había aprovechado la música de la partitura para erigirse en defensor de una federación de Estados europeos ante la Eurocámara.

Tales ideas surgen cuando parte de la zona euro continúa en recesión y Alemania duda respecto a decisiones ya adoptadas. Sobre todo en cuanto a la supervisión de más de 6.000 bancos de la Eurozona por el BCE, decidida en la cumbre europea de junio pasado. A Berlín le parece ahora precipitado poner en marcha el supervisor bancario desde el 1 de enero próximo. En cuanto a la recapitalización de bancos con fondos europeos, los ministros de Finanzas de Alemania, Holanda y Finlandia han hablado esta semana de limitar esa posibilidad a las necesidades que surjan en el marco de la nueva supervisión, pero no utilizarla para las dificultades “heredadas del pasado”, es decir, para los activos de los bancos malos, con los que deben pechar los países afectados. Estas son algunas de las realidades prácticas que complican las apelaciones a una mayor “unión política” europea.

Las elecciones generales están previstas en Alemania dentro de un año. La canciller Merkel ya tropezó con problemas en su actual coalición de democristianos y liberales, a la hora de pedir el voto del Bundestag para la participación de su país en los fondos destinados a recapitalizar bancos españoles. Todo lo que pueda sugerir que los alemanes deben pagar más por otros países implica un peligro político. Alemania, que garantiza el monto más importante de los fondos europeos, cree soportar ya un riesgo grande por ello y quiere evitarse nuevos sustos: de ahí la idea de agrupar en una sola sesión parlamentaria el voto de nuevas ayudas que puedan requerir Grecia, Chipre y, presumiblemente, España. Los partidos alemanes van a aplicar a este asunto la máxima cautela, por más que el resto de la Eurozona se vea inmersa en un otoño caliente y con Gobiernos sin apenas margen para algo distinto a políticas de austeridad.

Read more here – http://elpais.com/elpais/2012/09/29/opinion/1348946258_428210.html

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s