Arthur Ochs Sulzberger, guía del ‘New York Times’ durante 30 años

Guio a ‘The New York Times’ durante casi treinta años, de 1963 hasta 1992, y era la tercera generación de una familia que ha dedicado su alma y esfuerzo para convertir a este periódico en uno de los más influyentes, si no el que más, desde que su abuelo materno lo compró en 1896. Arthur Ochs Sulzberger ha muerto hoy a los 86 años de edad en su casa de Southampton (Nueva York, EE UU) tras padecer una larga enfermedad, según ha informado su hijo Arthur Ochs Sulzberger Junior en un comunicado.

Sulzberger, que lideró el prestigioso periódico durante la guerra de Vietnam, dejó el cargo en 1992. Antes de ponerse al frente del diario en 1963, había sido corresponsal en París, Roma y Londres. Su mandato, como líder de The New York Times, y después como su presidente y director ejecutivo, fue una aventura de 34 años que se desarrolló desde los tiempos de las rotativas a todo gas hasta el comienzo de la época digital actual que nació con la democratización de Internet.

“Siempre pensó que si nos adheríamos a nuestros principios más honestos podríamos garantizar nuestra capacidad para hacer un periodismo excepcional. Y no se equivocaba. Como editor estableció niveles de excelencia, ganando 31 premios Pulitzer para este periódico durante su liderazgo”, explicaba Sulzberger Junior a los trabajadores de The New York Times tras anunciar a la redacción la muerte de su padre.

Nacido el 5 de febrero de 1926 en la ciudad de Nueva York, Sulzberger se graduó en el Instituto Loomis y después se alistó en los marines para combatir en la Segunda Guerra Mundial. En 1951, se licenció en Lengua Inglesa e Historia por la Universidad de Columbia. Ya en la reserva del cuerpo de marines, le reclamaron para luchar en la guerra de Corea.

En la década de los sesenta, y en medio de una crisis financiera en los medios de comunicación, reformó la línea editorial del periódico haciendo que sus periodistas buscaran más historias propias que hicieran del Times una marca. Además, en vez de optar por replegarse, Sulzberger decidió ampliar el número de páginas y crear cuatro secciones —área metropolitana, negocios y otras dos dirigidas a los consumidores— de las dos con las que contaba hasta entonces el periódico. Aunque este cambio fue muy criticado por sus competidores, meses más tarde fue muy imitado. Se trató de una apuesta personal, fundamentada en la esperanza de atraer nuevos lectores, especialmente las mujeres, y llamar la atención de los anunciantes.

Durante su mandato, el rotativo ganó el Pulitzer en 1972 por la publicación de los Papeles del Pentágono, unos archivos secretos del Gobierno estadounidense sobre la guerra de Vietman. Un año antes, en junio 1971, cuando decidió publicar esta información, Sulzberger mostró lo importante que era para él la independencia en su línea editorial. Para muchos historiadores, este fue el mejor momento del editor en el diario.

Cuando los informes fueron divulgados en varios artículos, la Administración del entonces presidente Richard Nixon exigió que la serie de reportajes acabara. El editor del periódico se negó acogiéndose a la primera enmienda de la Constitución de EE UU, que defiende la libertad de expresión y de información. El caso llegó hasta el Tribunal Supremo, en un fallo histórico sobre la libertad de prensa.

En 1988, Sulzberger fue elegido miembro de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias. Su hijo Arthur Ochs Sulzberger Junior le sucedió como editor del periódico en 1992, aunque él continuó siendo presidente del diario hasta 1997. Durante esta década, la empresa ya se había transformado. El diario había conseguido un alcance nacional en EE UU, se distribuía de costa a costa, y era considerado el corazón de una gran gigante mediático que incluía diversos periódicos, revistas, televisión, radios y medios digitales.

“Sulzberger siempre será recordado como el fundador de una gran empresa”, ha expresado Richard L. Gelb, antiguo miembro de la junta directiva de The New York Times en 1997, tras su cese como presidente del medio de comunicación. “Él consiguió renovar el periodismo y lo llevó a los niveles de excelencia más elevados”, ha añadido.

En el año 2005, recibió el Premio Katherine Graham a su trayectoria, otorgado por la Asociación de Periódicos de América. En el momento de su fallecimiento, el periódico está dirigido por la cuarta generación de su familia, algo inusual en una época en la que la gestión de la mayoría de los diarios en EE UU está en manos de consejos de administración.

Read more here – http://elpais.com/sociedad/2012/09/29/actualidad/1348943870_717618.html

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s